Close

Seis aspectos claves para impulsar la Transformación Digital

Si bien necesaria, la transformación digital puede generar más de un dolor de cabeza si la organización no está preparada al momento de comenzar el proceso. Aquí indicamos seis dimensiones fundamentales que es preciso conocer y evaluar para iniciar el camino de la transformación digital con éxito.


La transformación digital es implacable. Demanda que las empresas estén capacitadas, se auto motiven y además que se responsabilicen por su propio aprendizaje y preparación, cuestión que también se espera de sus empleados. Y a los líderes empresariales les exige que practiquen lo que predican: las empresas deben dar el salto para ser organizaciones más rápidas, simples, eficientes, digitales y humanas.

Quizás por eso, el momento en que una empresa se enfrenta al proceso de transformación digital, puede generar nerviosismo e incluso rechazo por parte de sus colaboradores (aunque de nada sirve dar la espalda a esta nueva realidad, ya que este es un proceso en donde las organizaciones reestructuran sus procedimientos, adoptando una cultura más digital).

Pero, lo que queda claro con esto, es que muchas empresas aún no están del todo preparadas para este cambio, y si bien manifiestan toda la intención de desarrollar sus proyectos de transformación digital, todavía no conocen cómo llevarlos a buen puerto.

Por ello, es fundamental conocer el nivel de preparación que tiene una organización y sus líderes para poder impulsar su proceso de transformación digital. Esta preparación es mucho más amplia que solo el desarrollo e implementación de tecnología, y abarca un conjunto de seis dimensiones fundamentales para este propósito:

  • Visión a futuro: Crear una visión efectiva es de suma importancia para el éxito corporativo. La visión debe ser audaz, motivacional y establecer claramente en lo que la compañía pretende convertirse.
  • Cultura organizacional: Construir los cimientos de la organización para que se desarrollen los comportamientos que integren las tecnologías digitales y las nuevas formas de trabajar. Esto impulsa el logro de los resultados deseados y muestra consistencia entre lo que se piensa, cómo se actúa y se relaciona al interior y exterior de la organización.
  • Experiencia del cliente: Los esfuerzos de los empleados deben invertirse en satisfacer al cliente. “El cliente es lo primero” debe ser una parte fundamental de la cultura. El trabajo de todos los equipos debe de tener como prioridad entender, apoyar las necesidades y resolver los problemas del cliente.
  • Compromiso del empleado: No sólo los empleados comprometidos conducen a clientes más felices, sino que las empresas con una estrategia centrada en los empleados y vinculada a resultados superan significativamente a sus competidores en crecimiento, ingresos, cuota de mercado, rentabilidad e innovación.
  • Conocimiento basado en datos: Un entendimiento profundo de los clientes de la empresa viene de conocimientos basados en datos. Una organización digitalmente transformada tiene una cultura y estilo de liderazgo que se apoyan en los datos, análisis avanzado y sistemas de retroalimentación integrados para encontrar continuamente nuevos conocimientos y desarrollar las estrategias de acuerdo con los mismos.
  • Tecnología: La transformación digital requiere de un compromiso con la tecnología, su entendimiento y su implementación. El saber cómo maximizar la tecnología como un factor diferenciador, en lugar de verlo como un centro de costos, es la fase final y crucial del rompecabezas.

El alineamiento de la tecnología con las otras cinco dimensiones conforma un ecosistema integral que permite comenzar a experimentar maneras de pensar y trabajar que pongan a las personas en el centro, impulsando la innovación y la agilidad en los equipos, permitiendo así descubrir las necesidades prioritarias de clientes y colaboradores para poder ofrecer las soluciones tecnológicas más adecuadas para mejorar la experiencia y solucionar sus puntos de dolor. Pero además permitirá determinar cuáles son los datos e información relevante que la organización aún no logra capturar, analizar y utilizar, para comenzar la toma de decisiones basada en esta información.

Con el desarrollo y evaluación de estas seis dimensiones fundamentales, es posible saber si una organización, sus colaboradores o incluso uno mismo, cuentan con la preparación adecuada para seguir y acelerar el proceso de transformación digital, y de esta forma capturar y monetizar las oportunidades que ofrece este necesario y prioritario proceso.

Recuerda estar registrado para acceder a la Revista Digital

Aprovecha la oferta: Plan anual por $10.000

Si ya estás suscrito ingresa aquí

Deja un comentario

Leave a comment
scroll to top